Categorías
¡Suscríbete!

Escribe tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

Entradas con la etiqueta ‘síntomas’

PostHeaderIcon ¿Cómo sé si mi bebé tiene reflujo?

¿Cómo sé si mi bebé tiene cólicos?
¿Cómo sé si mi bebé tiene cólicos?

Aunque el síntoma más común son los vómitos frecuentes y en gran cantidad, no es el único.

De hecho, en nuestro caso, no había vómitos, ni en pequeña ni en gran cantidad.

También puedes notar que el bebé llora sin causa y se muestra irritable. Este era el principal síntoma de Rubén. También que rechaza el biberón, arqueando la espalda hacía atrás, porque asocia comer con una desagradable sensación de ardor.

Lo que causa el reflujo al bebé es el mal funcionamiento del esfínter (o válvula) que hace que el contenido del estómago suba por el esófago hasta la boca. En la mayoría de los casos se debe a la inmadurez del sistema digestivo, que suele corregirse a partir de los seis meses.

Es entonces cuando el bebé empieza a estar más erguido, ya que estar en posición horizontal dificulta la digestión, y cuando comienza a incorporar en su dieta alimentos sólidos que también ayudan a disminuir el reflujo. Para aliviar el reflujo gástrico conviene mantener al bebé en posición vertical un rato después de alimentarlo así como darle de comer más veces menos cantidad.

También se puede espesar la leche a partir del tercero o cuarto mes. Elevar el cabecero de la cuna y no llevarle en el capazo también mejorarán la calidad de vida del bebé.

PostHeaderIcon Reflujo infantil (II)

Es probable que quieras saber más sobre eso del reflujo gastroesofágico.

Tienes varias opciones. Una buscar en internet. Otra, seguir leyendo.

El esófago es un canal muscular que conduce los alimentos de la boca al estómago. En la parte inferior de ese músculo está el esfínter que funciona como una válvula que se abre para que el alimento pase al estómago, y se cierre para evitar que el alimento vuelva. Cuando el esfínter no funciona bien, sea por su inmadurez o por su debilidad, el alimento acaba por volver al esófago y de ahí a la boca, provocando mucha acidez y vómitos.

Eso es lo que ocurre cuando el bebé sufre de reflujo gastroesofágico, un trastorno digestivo muy común en los bebés. Se considera que el síntoma más común son los vómitos frecuentes y en gran cantidad, aunque en nuestro caso esto no ha sido así.

Aparte de eso, se puede notar que el bebé llora aparentemente sin motivo y con persistencia, se muestra irritable, tiene dificultad para dormir, tose con frecuencia, da arcadas, y se niega a comer. Consecuentemente, lo normal es que el bebé no gane peso o incluso lo pierde, no crece, o puede, en casos más crónicos, tener una inflamación en el esófago, e incluso llegar a tener una úlcera.

PostHeaderIcon Reflujo infantil.

No queríamos volver a equivocarnos, por lo que decidimos buscar un especialista infantil en el tema.

Por suerte buscando por internet encontramos uno, con bastante buena fama, relativamente cerca de casa, y al que podíamos ir.

Entramos y le relatamos los síntomas. Llora mucho y aparentemente sin causa; se muestra muy irritable; al poco de empezar a comer, rechaza la comida, y arquea la espalda.; no duerme apenas durante el día; si logramos dormirle en brazos, a los pocos segundos de acostarle se despierta llorando.

Cuando terminamos, el doctor nos dijo que esos eran síntomas claros de reflujo. Empezó a explorarle y al finalizar nos confirmó que efectivamente, tenía reflujo. Nos dijo que aumentáramos un poco la dosis y que, en lugar de dárselo únicamente en el desayuno y la cena, que se lo diéramos también en la comida. Desde entonces es el médico que le sigue y le cambia la dosis cuando es necesario.

PostHeaderIcon Cólicos, ¿mito o realidad?

Cólicos… del lactante, ¿existen o es un mito?

Desde mi limitada experiencia me inclino a pensar que se le llama ‘Cólicos del lactante’ a un montón de cosas distintas, en muchos casos relacionados con trastornos digestivos, aunque probablemente no solo. Se parece un poco a lo que ocurre cuando vas al médico, con síntomas distintos cada vez, y cada vez te dicen que ‘es un virus’.

Seguro que en algún caso ha sido un virus, pero seguro que en algún otro caso ha sido otra cosa. Aunque solo sea por estadística.

Pero, curiosamente, hay un montón de dinero invertido en esto de los cólicos del lactante. Todas las marcas de biberones tienen su modelo (o modelos) anticólico dotado de las últimas novedades. Todas las marcas de leches infantiles tienen su modelo A.C. Eso si, solo A.C. No he encontrado ninguna que ponga ANTICÓLICO. Ni siquiera anticólico, con minúsculas y en pequeñito.

Algún tema legal que todavía tengo que averiguar debe impedírselo

PostHeaderIcon ¿Síntomas similares?

¿Síntomas similares?

¿Síntomas similares?

Al día siguiente, sábado, decidimos pasar el día en algún centro comercial. Total, llorar va a seguir llorando, pero así no le oigo sólo yo.

Mala idea. TODO el día estuvo llorando. Imposible dejarle en el capazo. Le cogíamos, le tranquilizábamos, se medio dormía, le dejábamos en el carro, y…. BUAAAAAA!

¿Como puede haberse acostumbrado a los brazos tan pronto? ¿qué hago con él? Pero si no voy a poder ni mear. Cuando le tocaba comer, comía poco, se quejaba y se estiraba para atrás arqueando la espalda. Cuando terminó el día estábamos desesperados.

Llegamos a casa desquiciados porque en el trayecto en coche TAMBIÉN lloraba. Yo sólo quería llorar, bueno, eso y desaparecer…

- Vamos a llamar a Ignacio para ver si los síntomas de su peque, Álvaro, eran los mismos. (Mi marido)

- Pero los síntomas cuales son ¿que llora cuando no está en brazos? Cualquiera te dirá que eso es que tiene bracitis.

- Bueno por intentarlo no perdemos nada…

Mi marido llamó a nuestro amigo para preguntarle los síntomas de su hijo, diagnosticado de reflujo y, ¡EUREKA!:

  • Cuando come se queja y se arquea para atrás.
  • Saliva y traga constantemente.
  • Parece que se le viene la comida a la boca, pero no vomita.
  • El capazo no lo quiere ni en pintura.
  • Sólo quiere estar en brazos y en posición vertical.
  • Llora todo el día.

Coincidía prácticamente todo, pero entonces, ¿por qué la ranitidina no le hace efecto?

Por lo visto ellos le daban la ranitidina y además le daban una leche AR que, al ser más espesa, no se le sube tanto. Entonces decidimos empezar a darle a Rubén la misma leche (Blemil AR) y la ranitidina. Pero no sólo dos veces al día, ya que siempre escupía parte del jarabe, sino que introdujimos una dosis más al día para contrarrestar lo que escupía.

PostHeaderIcon ¿Reflujos?

Reflujos

Reflujos

Una semana después de estar con Aerored y carminativo, Rubén seguía estando igual.

Llorando todo el día, aproximadamente de 9h a 23h, dormía ratitos de 10 minutos pero en cuanto le dejabas en la cuna volvía a empezar, no se calmaba al cogerle ni nada, pero además empezamos a notar otros síntomas, ahora saliva y traga mucho, constantemente, y parece que le moleste al hacerlo, además, al eructar parece que le vuelve la comida.

Yo sigo con mis búsquedas por internet, pero ahora me intereso por los síntomas del reflujo, que, generalmente, son los vómitos, pero Rubén no vomita, es posible que tenga reflujo sin vomitar? (yo estoy segura de que el estómago le molesta), entonces leí la historia de una mamá que decía que su bebé tenía cólicos pero no se calmaba ni con paseos ni en el coche y que le diagnosticaron reflujo; y yo pensé, pues a Rubén le pasa igual… y volví al médico.

Le conté a la doctora los nuevos síntomas y decidió probar con Ranitidina, un jarabe que te hacen en la farmacia a la concentración que marca el doctor:

1ml cada 12 horas, le dejamos de dar carminativo y volvéis la próxima semana.

La Ranitidina es un medicamento que sirve para disminuir la acidez de los fluidos gástricos que, en las personas con reflujo, vuelven hacia el esófago, lo irritan y les produce dolor. Recuerdo muy bien este día porque fue un día especialmente duro, Rubén estuvo muy mal, lloraba ‘con rabia’ todo el día. No había forma de calmarlo, estaba como loco (al recordarlo me dan ganas de llorar) y yo estaba deseando que en la farmacia me prepararan el medicamento para empezar a dárselo lo antes posible, fue eterno. Pero se lo di, se lo di durante toda la semana y… ¡todo seguía igual!

No me lo podía creer, pero si yo estaba segura de que era eso…

Soy de la familia Madresfera!