Categorías
¡Suscríbete!

Escribe tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

Entradas con la etiqueta ‘Disfraz’

PostHeaderIcon Cambio de planes… en el último momento.

Como era de esperar, en el último momento Rubén decidió que no se ponía el disfraz de mono.

Pero, esta vez, no me pilló de sorpresa y estaba preparada. Tenía un plan B.

Camiseta marrón

Camiseta marrón que encontré supermegarrebajada.

Como desde siempre he tenido muchas dudas de que se pusiera el disfraz, pese a que mi hijo me dijera en repetidas ocasiones que sí lo haría, decidí tener una opción más ‘light’ de un disfraz de mono. Esto es, una sudadera con capucha marrón a la que ponerle unas orejas de mono y un pantalón marrón al que ponerle una cola.

Después de diez días buscando una sudadera marrón por todas partes y no encontrarla, compré una camiseta marrón (con dibujo de Ben 10 incluído) y tapé el dibujo con fieltro beige a modo de tripa del mono.

camiseta marrón con fieltro

Le pego el fieltro beige a modo de tripa

Los pantalones marrones ya los tenía. Y le hice unos pies de mono con unos guantes beige que sujeté al velcro de las zapatillas.

disfraz mono

Guantes sobre zapatillas

Finalmente, mi intención era ponerle la cola del otro disfraz que iba sujeta con una pinza (y encontré en el chino) pero no me dejó. Y sólo pude ponerle el gorro del otro disfraz para hacerle una foto…

disfraz de mono

Vease cara de pena de la criatura

 

Observen, por favor, la cara de pena de la criatura a modo de tortura china por tener que poner un disfraz.

PostHeaderIcon El disfraz de la discordia (o furor navideño)

Creo que en tema ‘disfraz’ ya he tocado techo.Y no me refiero a que no pueda mejorar NOOOOO.

Es que después de estar dos semanas preparando el disfraz de Rubén para la fiesta de Navidad del cole, la abuela cosiendo fieltro verde, yo cosiendo la estrella al gorro (sí, he dicho cosiendo, y eso que a mí coser… como no sean puntos de sutura, no te creas), buscando adornos que no pesaran para que estuviera cómodo,… y todo con mucha ilusión. LLegamos esta mañana al cole y ¿adivináis qué ha pasado?… que se ha negado a ponérselo, no ha habido manera oiga, lo ha intentado la profe y no le ha dejado, los papás de los compañeros le decían ‘venga Rubén póntelo que estás muy guapo!’. Pero nada mi hijo con sus dos c… que no me bajo del burro y que no y que no.

Imaginen el momento ‘agarrame que me lo como’, imagínenme a mí, saliéndome humo por las orejas pero, hablando con toda la tranquilidad que el momento me permitía, más que nada para no parecer una histérica delante de los demás padres, intentando convencer a mi santísimo hijo de que se pusiera el disfraz sólo para hacer una foto. Y la cara que se me ha quedado cuando una mamá me pregunta ‘¿y lo has hecho tú?’ que me han dado ganas de decir ‘no, menos mal que me lo he encontrado en la puerta (junto con el niño, diría yo)’, ‘pues sí lo he hecho yo y te lo vendo si lo quieres’ (al niño me refiero).

Os pongo unas fotos del disfraz, sin niño por supuesto, por si alguien me lo quiere comprar (al disfraz, que con el niño ya he hecho las paces) y me quita un mal recuerdo de delante.

Disfraz árbol de NAvidad

Disfraz de árbol de Navidad

Pd: a ver cómo le cuento yo ahora a la abuela de la criatura que no es que no le hayamos hecho fotos, ni que se nos haya olvidado disfrazarle, es que su nieto tiene demasiada personalidad (o yo poca autoridad).

Pd 2: me rindo, el año que viene, o para carnaval, lo busco en el chino y me guardo el ticket por si me lo cambian, ya que va a estar sin usar.

PostHeaderIcon Mi esqueleto viviente

Y como lo prometido es deuda, aquí está la foto de mi esqueleto viviente…

Esqueleto viviente

Debo decir que me ha costado un poco ponérselo porque no le gusta nada que le disfrace, y además, a los cinco minutos la máscara ha quedado así…

Máscara rota

Así que, al final, le he tenido que llevar al cole con la que había comprado en el chino.

 

PostHeaderIcon Quiero un disfraz para Halloween!

 

Bueno, lo primero era decidir si esqueleto o vampiro, ya que de calabaza le disfracé el año pasado. Y al final he decidido que esqueleto, ya que de vampiro le tengo que pintar la cara y no creo que eso sea factible.

Si el disfraz fuera algo difícil de hacer no tendría dudas, lo compraría en el chino, pero es que he visto en varios tutoriales cómo hacer un disfraz de esqueleto y parece tan fácil, y sobre todo con lo que me gustan a mí las manualidades, que no he podido resistirme. Leer el resto de esta entrada »

PostHeaderIcon Pica pica pollito…

Pica pica pollito

Pica pica pollito

¿Recordáis que os conté que estaba haciendo el disfraz de pollito? Bueno pues partiendo de la base de que, a dos días de la fiesta, me di cuenta de que no era pollito de lo que tenía que disfrazar a Rubén sino de patito, al final encontré un gorro amarillo al que le pegué unos ojos móviles que encontré entre mis cosas de manualidades y una especie de pico naranja que hice con fieltro.

Además mi madre cosió el ‘traje’ de fieltro amarillo en forma de saco y le metimos unas gomas arriba y abajo para que quedara fruncido. Si a esto le sumas una camiseta amarilla y unos leggins naranjas… queda perfecto.

Bueno, queda perfecto el disfraz. Porque al niño he tenido que dejarle llorando en el cole (después de un montón de tiempo sin llorar al quedarse en el cole).

Al llegar al cole nos hemos encontrado a unos compañeros en la puerta de la clase, también vestidos de patitos, y se ha quedado tan alucinado que no ha puesto pegas para que le pusiera el disfraz (que en casa era imposible ponérselo). Pero al entrar en clase, tanto pato suelto le ha asustado, y si a esto le sumamos que han venido todos en masa a recibirnos…. Arg!!! Casi he salido yo corriendo (creo que esta noche sueño con patos persiguiéndome). En fin, que se ha puesto a llorar y no había manera de que me dejara irme.

PostHeaderIcon Cómo hacer un disfraz de carnaval y no morir en el intento.

Pollito

Pollito

Llega carnaval y, para los que tenemos niños, supone buscar un disfraz con el que poder presumir de hijo y hacerle unas fotos.

Desde hace unos diez días en la guardería se han asignado los disfraces según las clases y a Rubén le ha tocado disfrazarse de…. POLLITO, qué mono ¿verdad? El problema aparece cuando decides hacerlo tú y no comprarlo.

Parece sencillo, pensé a primera vista. Una bolsa de basura amarilla, un gorro amarillo al que se le pega una especie de pico naranja con foam, unos leggins naranjas… y TACHAN!!! un pollito…

Pero luego empiezas. En vez de una bolsa voy a comprar fieltro amarillo y, como a la abuela le gusta coser, le cosemos una especie de saco e irá más cómodo. Luego le pego unas plumas y ya está.

Pues resulta que a Rubén no le gusta que le ponga disfraces. Ni llevar las zapatillas con un fieltro naranja encima a modo de pata de pollito y cada vez que se lo pruebo se empieza a estirar de todo intentando quitárselo a la vez que llora.

Si a esto le sumamos que ahora no encuentro un gorro ni gorra amarillo… ‘mi gozo en un pozo’. Ahora me arrepiento de haberlo intentado, ya que en el chino el disfraz de pollito me costaba menos de diez euros, tardo en comprarlo cinco minutos y lo va a tener puesto el mismo tiempo.

 

ÚLTIMA HORA: Al final encontré un gorro amarillo, y este es el resultado:

GorroPollo

GorroPollo

Soy de la familia Madresfera!