Categorías
¡Suscríbete!

Escribe tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

Entradas con la etiqueta ‘biberon’

PostHeaderIcon Yo, lactancia artificial, y qué?

Harta!

Ya estoy harta.

Sí, estoy harta, más que harta, de que se demonice o victimice a una madre que decide darle a su hijo el ”’biberón maldito”’.

Si es porque la lactancia materna ha fracasado… ‘ pobrecita, que pena, que mal se tiene que sentir, bla, bla, bla’…

Si es porque decide darle el biberón y se toma la pastillita para no tener subida de leche ni nada… ‘es una madre desnaturalizada, malamadre, etc’… Leer el resto de esta entrada »

PostHeaderIcon Cólicos, ¿mito o realidad?

Cólicos… del lactante, ¿existen o es un mito?

Desde mi limitada experiencia me inclino a pensar que se le llama ‘Cólicos del lactante’ a un montón de cosas distintas, en muchos casos relacionados con trastornos digestivos, aunque probablemente no solo. Se parece un poco a lo que ocurre cuando vas al médico, con síntomas distintos cada vez, y cada vez te dicen que ‘es un virus’.

Seguro que en algún caso ha sido un virus, pero seguro que en algún otro caso ha sido otra cosa. Aunque solo sea por estadística.

Pero, curiosamente, hay un montón de dinero invertido en esto de los cólicos del lactante. Todas las marcas de biberones tienen su modelo (o modelos) anticólico dotado de las últimas novedades. Todas las marcas de leches infantiles tienen su modelo A.C. Eso si, solo A.C. No he encontrado ninguna que ponga ANTICÓLICO. Ni siquiera anticólico, con minúsculas y en pequeñito.

Algún tema legal que todavía tengo que averiguar debe impedírselo

PostHeaderIcon La revisión del mes.

Cuando fuimos a la revisión del mes empezábamos a estar desesperados, ya habíamos empezado las pruebas con el famosísimo y fantástico Colikind (anisetes homeopáticos que merece la pena leerse el prospecto, ya que si hiciera todo lo que promete ningún niño tendría cólicos nunca jamás), por lo menos para Rubén eran como caramelitos  (¡que ricos!).

Voy a hacer un inciso para decirle a quien opine eso de ‘las pruebas con la gaseosa’. Que se pase días y días oyendo llorar a su hijo, y digo llorar y no gimotear, ni gruñir, no, digo LLORAR (con su LLO y su RAR como dice Aneta), que se pone morado, afónico y pierde la respiración, y luego me cuente si prueba todo lo que haya en el mundo para que su niño deje de sufrir, o nos tiramos todos por el balcón.

A lo que iba, en la revisión del mes, pues ya sabéis, medida 54 cm, peso 4200 Kg, perímetro craneal, auscultación, oídos,… todo fenomenal… :

-’sí doctora pero llora mucho, se pasa el día llorando’

-’es que tiene la tripa llena de gases, vamos a probar con el aerored, 10 gotas 3 veces al día’, ‘habéis probado los biberones….’

-’sí, tenemos un stand de biberones en los que pone anticólicos que ni en el Corte inglés, pero sólo le gustan las tetinas de nuk y con las otras o se ahoga o se le sale todo…’

-’si no mejoran los cólicos volvéis…’

Podéis imaginar que esto es un resumen claro…

Soy de la familia Madresfera!