Se puede decir que hay tres formas de poner al bebé para eructar:

1.- Sobre el hombro: Sitúa a tu bebé contra tu pecho y coloca su barbilla en tu hombro; con una mano sujétale la cabeza y la espalda, con la otra, dale palmaditas o frota en su espalda.

2.- Sentado sobre las rodillas: sienta al niño en tus piernas con el cuerpo inclinado hacia delante. Sujeta su pecho y su cabeza mientras que con una mano le da las palmaditas. Si tarda más de dos o tres minutos en eructar inclínalo hacia atrás con el pecho derecho y vuelve a frotarle la espalda.

3.- Boca abajo sobre el regazo. Pon a tu bebé boca abajo sobre tu regazo, coloca su cabeza sobre una de tus piernas dejando la cara del bebé de lado, en la otra pierna coloca el estómago del niño. Después frótale la espalda o dale palmaditas desde las nalgas hasta el cuello.

Es conveniente parar a mitad de la toma para ayudar al bebé a expulsar los gases. Si no eructa, a veces dándole de tomar un poco más es más fácil que salgan.