Categorías
¡Suscríbete!

Escribe tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

PostHeaderIcon El parque es una jungla

parque

Reconozco que yo no soy muy de parque, o mejor dicho ‘¡ME ABURRO COMO UNA OSTRA!’.

Cuando vas al parque, lo primero que tienes que hacer es preparar ‘ la maleta’, esto es el agua, algo de comer, el Arnidol para los golpes, los pañuelos para los mocos, la chaqueta y los juguetes. Sí, sí, los juguetes. Puedes elegir entre la moto o el cubo y la pala. Te va a dar igual, bajes lo que bajes no lo va a usar tu hijo, lo vas a cargar toda la tarde y cuando te vayas se lo tendrás que quitar a otro.

Cuando sales de casa, el niño sale con una explosión de júbilo cual Maruja en la puerta de El Corte Inglés el primer día de rebajas. Llegas al parque, suelta los juguetes y se quiere montar en el columpio que está ocupado, por supuesto. Entonces le intentas hacer entender que hay que esperar a nuestro turno, pero no lo entiende, intentas dirigir su atención hacia la moto o el cubo, pero solo quiere el DICHOSO COLUMPIO. Cuando consigues montarle en el columpio, descubre que un niño se ha montado en su moto y entonces ya no quiere columpio.

Y entonces empezamos,’dejaselo, cariño, si tú no lo estás usando’, lo que, por supuesto, no le convence, pero tú lo dices para no quedar mal con la mamá del otro niño y que sea ella la que separe a su hijo de tus juguetes. Llegados a este punto hay dos posibilidades:

1. Que la otra mamá se dé por aludida, ya que tu hijo no se lo quiere dejar y se va a liar parda, y entretenga al niño con otra cosa.

2. Que se haga la loca, bien porque esté entretenida en algo (el tipo de madre que baja al parque a hacer vida social con otras madres) o simplemente espere que tu hijo se lo deje y punto.

Y aquí es cuando llega el problema, o mejor dicho, la parte que más me molesta del parque, ¿¿¿por qué le tengo yo que decir a mi hijo que tiene que compartir, y hacerle llorar, si no quiere que el otro niño tenga sus juguetes, sobretodo, cuando yo no le dejo que coja juguetes de otros sin pedir permiso????, ¿por qué no le dice la otra a su hijo que deje los juguetes y coja los suyos?, ¡¿dónde pone que en el parque los juguetes sean comunitarios?!, eso serán los columpios que los pone el ayuntamiento pero los juguetes los he bajado yo. Y cuando es el propio niño el que dice “hay que compartir”, y su madre le ríe la gracia, eso ya me repatea, y entonces yo debería decir algo como “sí, ¿verdad?, entonces traete tus juguetes que a mi hijo también le van a gustar”.

Pero, como no soy capaz de esto último, acabo diciéndole yo a mi hijo que se lo deje. Por eso, porque me siento mal por mi hijo, porque me repatea exageradamente esa actitud y porque ya no me da la gana, he decidido no volver a bajar nada al parque. Prefiero pasarme la tarde empujándole en el columpio, sujetándole para que pase por el puente de cuerdas o haciendo carreras con él.

Continuará…(porque este tema da para mucho)…

 

Deja un comentario

Soy de la familia Madresfera!