Categorías
¡Suscríbete!

Escribe tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

PostHeaderIcon NUNCA DEJARÁ DE SORPRENDERME 2ª parte

vuelta al cole

Hace una semana que empezó el cole, bueno la guarde, y yo me imaginaba que el primer día sería horrible, que  tendría que sacar a Rubén del coche haciendo palanca.

Resulta que llevaba dos meses sin aparecer por el cole, fundamentalmente, porque la abuela se empeñó en quedarse con él durante el mes de Julio, que en la escuela hace mucho calor, que reducen personal y no le van a hacer caso, que no va a tener casi vacaciones, etc… y ante estos argumentos no me pude negar y… ala! en Julio con los abuelos y en Agosto a la playa.

He estado todo el verano diciendole a Rubén lo bien que se lo pasa en el cole, que hay más niños, que su profe le cuenta cuentos y le canta canciones. Vamos! lo que se dice un lavado de cabeza enfocado al primer día de cole, porque, con la experiencia del año pasado (un mes llorando cada vez que le dejaba) esperaba que éste fuera igual.

Pues le dejo el primer día, le explico que me voy a ir y que le vengo a buscar más tarde y su respuesta fue darme un abrazo y decir ‘adios, mamá’. ¡Prácticamente me tuvo que consolar él a mí! y lo raro es que no dijera, como otras veces, ‘no te preocupes mamá’, ‘vaaale maaamá’.

No me lo puedo creer! yo me imaginaba un niño llorando y gritando y suplicándome que no le dejara allí, agarrándose a mi pierna para no dejarme escapar, revolcándose por el suelo y dándole vueltas la cabeza cual ‘Niña del exorcista’, y lo único que me dice es ‘Adiós mamá’ y se queda tan pancho. Pues no sé si dar saltos de alegría o llorar por la pena que me da que mi niño ya sea mayor.

A todo esto, durante toda esta semana cuando entramos en el cole, por todos los pasillos se oyen niños llorando, Rubén se pone tenso y a mí me dan ganas de salir corriendo de allí sin mirar atrás como si me estuviera persiguiendo Jason Voorhees en ‘Viernes 13′. Porque, a ver! a quién le gustaría ir a un lugar de trabajo dónde según entras vas oyendo a los compañeros llorar y berrear porque no quieren estar allí? Hasta el más valiente tendría dudas al abrir esa puerta.

Y es que detrás de esa puerta hay un montón de niños, varios de ellos llorando, con los mocos colgando, que yo me pregunto ¿dónde se guardarán los mocos en el cole? ¿en un cajón?, ¿o los compran a principio de curso por kilos? porque está claro que los tienen allí y los van repartiendo entre todos para que se sigan reproduciendo. Pero este será otro tema.

 

 

Deja un comentario

Soy de la familia Madresfera!