Categorías
¡Suscríbete!

Escribe tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

PostHeaderIcon DERMATITIS 2ª parte

La cita con el dermatólogo me la dieron tres días después, ni que decir tiene que si fuera por la Seguridad Social mi hijo se podría haber desollado vivo de rascarse, esperando unos dos o tres meses de media para que le vean en una especialidad.

Cuando llegamos a la consulta, el primer día de calor de la temporada y sin aire acondicionado, el niño empezó a sudar como un pollo, una cola para el mostrador para que me digan ‘siéntate a esperar’ y media hora después de cocernos allí nos atiende una chica muy maja que nada más verle me dice que es una sudamina, que le tenga fresquito y que le dé esta pomada que tiene corticoides para que se le quiten los granitos, pero ‘le tienes que quitar ropa que está muy calentito’ (¡co…rcholis! y yo, tenéis una sala de 20 metros cuadrados llena de pacientes para tres médicos distintos, cuando en la calle hace más de 20 grados a las once de la mañana!!!!) y si en 10 días no está mejor me lo traes.

Tres días de pomada de corticoides después estaba bastante mejor y, por eso de que los corticoides tienen muchos efectos adversos y que era una zona muy extensa, dejé de dársela para ver qué pasaba. Al día siguiente volvieron los granitos y el picor.

¿Quién no se agarra a un clavo ardiente cuando se trata de solucionar un problema de un hijo?…

Entonces llegó la visita al homeópata, recomendado por unos amigos a los que les había funcionado.

En pleno centro de Madrid, en el cuarto piso de un edificio con solera, al final de un pasillo que recordaba a aquella escena de ‘El Resplandor’, nos abre la puerta un hombre con olor a aceite de masaje y música zen de fondo que nos recibe con dos besos y nos invita a pasar a la sala de espera donde saca todos los juguetes y se pone a jugar en el suelo con Rubén, bueno mejor dicho intenta jugar con Rubén, porque mi hijo, que es muy desconfiado, no le daba mucha cancha.

Cuando pasamos al gabinete, lo primero que hace es mirarnos el iris a todos, tengo bastantes dudas de que a Rubén le llegara a ver algo, pues cuando se le acercaba con la lupa escondía la cabeza. Después de hacernos un diagnóstico de problemas vertebrales a TODOS, incluido Rubén, y de reposicionarnos la columna, y sin quitarle la camiseta a Rubén para ver el problema, se puso a recetarme un montón de medicamentos homeopáticos para la piel, para dormir y para futuros catarros.

Con cierta desconfianza le empezamos a dar lo de la piel y después de una semana, en la que tuvimos que volver a darle los antihistamínicos y los corticoides porque volvió a empeorar, busqué otro dermatólogo.

Este otro dermatólogo le ha diagnosticado Dermatitis Atópica, me ha recetado otra pomada de corticoides más flojita y otras cremas para después y, por lo menos me ha explicado cómo es la enfermedad y me ha dado algo más de información, cosa que no han hecho los anteriores.

Ha mejorado bastante, aunque tengo miedo de lo que pasará cuando termine con el tratamiento de corticoides y demás.

Aún así, sigo con el tratamiento homeopático, ya que no pierdo la esperanza.

Continuará…

Un comentario para “DERMATITIS 2ª parte”

  • María dice:

    Ohhhh!!! Siento lo del homeopata porque a nosotros si nos ha funcionado…
    Pues tendrás q hacer otros post con lo q es la sudamina!!!!
    Besos!

Deja un comentario

Soy de la familia Madresfera!