Categorías
¡Suscríbete!

Escribe tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

PostHeaderIcon Cómo hacer un disfraz de carnaval y no morir en el intento.

Pollito

Pollito

Llega carnaval y, para los que tenemos niños, supone buscar un disfraz con el que poder presumir de hijo y hacerle unas fotos.

Desde hace unos diez días en la guardería se han asignado los disfraces según las clases y a Rubén le ha tocado disfrazarse de…. POLLITO, qué mono ¿verdad? El problema aparece cuando decides hacerlo tú y no comprarlo.

Parece sencillo, pensé a primera vista. Una bolsa de basura amarilla, un gorro amarillo al que se le pega una especie de pico naranja con foam, unos leggins naranjas… y TACHAN!!! un pollito…

Pero luego empiezas. En vez de una bolsa voy a comprar fieltro amarillo y, como a la abuela le gusta coser, le cosemos una especie de saco e irá más cómodo. Luego le pego unas plumas y ya está.

Pues resulta que a Rubén no le gusta que le ponga disfraces. Ni llevar las zapatillas con un fieltro naranja encima a modo de pata de pollito y cada vez que se lo pruebo se empieza a estirar de todo intentando quitárselo a la vez que llora.

Si a esto le sumamos que ahora no encuentro un gorro ni gorra amarillo… ‘mi gozo en un pozo’. Ahora me arrepiento de haberlo intentado, ya que en el chino el disfraz de pollito me costaba menos de diez euros, tardo en comprarlo cinco minutos y lo va a tener puesto el mismo tiempo.

 

ÚLTIMA HORA: Al final encontré un gorro amarillo, y este es el resultado:

GorroPollo

GorroPollo

Deja un comentario

Comentarios recientes
Soy de la familia Madresfera!